Plan energético de AMLO podría vulnerar finanzas públicas

La implementación de las propuestas en materia energética del virtual presidente electo, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), podrían significar elevar la vulnerabilidad de las finanzas públicas a shocks adversos, indicó la calificadora Standard and Poor´s, quien advirtió además que cambios inesperados en las políticas del sector energético podrían aumentar los pasivos contingentes potenciales del país.

El plan energético de AMLO prevé una inyección de cuatro mil millones de dólares para impulsar la exploración en Petróleos Mexicanos (Pemex), una nueva refinería para reducir la dependencia de las importaciones de combustible de Estados Unidos y un aumento en la producción de crudo de 600 mil barriles por día en dos años.

Ante ello, expertos advierten que sus propuestas, orientadas a elevar la autosuficiencia energética, pueden poner una presión insostenible sobre Pemex, pues los planes para una refinería de 160 mil millones de pesos significarían una inversión equivalente a la pérdida de esta empresa durante el segundo trimestre.

“Estimamos una inversión total de 175 mil millones de pesos el próximo año para rescatar al sector”, anunció el virtual presidente electo, quien además prometió lograr la autosuficiencia energética, gastando 49 mil millones de pesos para modernizar las seis refinerías con pérdidas de Pemex, donde la producción se ha reducido a la mitad desde mayo de 2013.

No obstante, recientemente Petróleos Mexicanos anunció sus resultados financieros y operativos del segundo trimestre de 2018,  e indicó que logró incrementar sus ventas totales en 36 por ciento comparado con el mismo trimestre del año anterior. A su vez, la producción de crudo promedió 1,866 miles de barriles diarios durante este trimestre.

Por tal motivo, se espera que la próxima administración se haga cargo de Pemex con un margen operativo de casi ocho mil millones de dólares. Con ello, existe un espacio para seguir reduciendo el gasto de la empresa en áreas susceptibles de efectuar esta acción, además de aumentar la producción de gasolinas y con ello disponer en un par de años de una producción de petróleo crudo cercana a los dos millones de barriles diarios.