Transcanada no cancela construcción de ductos, solo la suspende

La construcción de los ductos de TransCanada en Tuxpan-Tula y Tula-Villa de Reyes se suspende oficialmente luego de años de demoras, dijo un portavoz de TransCanada a Argus.

Los proyectos ya han sufrido más de 56 meses de demoras combinadas, principalmente por disputas no resueltas con comunidades locales en los estados de Puebla e Hidalgo. Según el último informe trimestral de la compañía, Tula-Villa de Reyes estaría en servicio en la segunda mitad de 2019 y en Tuxpan-Tula hasta 2020.

“Nuestro trabajo en el estado de Puebla espera la consulta indígena de Sener para áreas específicas en la ruta del oleoducto”, dijo el portavoz a Argus. El proceso de consulta de Sener para cuatro municipios en Puebla y dos en Hidalgo no se ha completado en dos años.

A pesar de los retrasos, TransCanada dijo que ninguno de los proyectos ha sido cancelado y que “el trabajo de la compañía continúa en ambos proyectos en diferentes partes” de las rutas del gasoducto, mientras que “evalúa las opciones con respecto a la ruta actual en el estado de Hidalgo”.

El proyecto Tuxpan-Tula de $ 458mn se anunció inicialmente en 2015 y debería haber estado operativo en marzo de 2017. Y la construcción del oleoducto Tula-Villa de Reyes de $ 554mn fue suspendida por el Instituto Nacional de Antropología e Historia de México en el primer trimestre de 2018. La ruta de la línea cruzó nuevos hallazgos arqueológicos en los estados de Querétaro y Guanajuato dentro de la llamada región Huasteca.

La construcción de los 287km, 886mn cf / d del ducto Tuxpan-Tula se encuentra en una etapa avanzada, pero los problemas en curso con los locales que obstaculizan los permisos y el cobro de derechos de paso lideraron los retrasos en el proyecto de gas. Se buscó ser uno de los proyectos de licitación del gasoducto de la firma CFE con el objetivo de proporcionar gas natural para reemplazar las plantas propulsadas por fuel oil mediante un contrato de 25 años.

El gas se canalizaría desde el puerto de Tuxpan en el estado de Veracruz, pasaría a través del estado de Puebla y atendería a Tula en el estado de Hidalgo en la región central de México después de los volúmenes de gas de la línea subacuática de 2.6 Bcf / d Sur de Texas-Tuxpan – una empresa TransCanada-IEnova – comenzaría a fluir a través del 1T 2019. Una vez que el gas llegara a Tula en el estado de Hidalgo, ingresaría a la línea Tula-Villa de Reyes de 279 km, 886mn cf / d propuesta por TransCanada, que se extendería hacia el norte hasta el estado de San Luis Potosí.

TransCanada dijo en su último informe de resultados que la CFE aprobó eventos de fuerza mayor para ambos ductos, “incluida la continuación del pago de cargos de capacidad fija” a la compañía a partir del 1T 2018, que TransCanada comenzará a reconocer “como ingresos cuando los ductos se ponen en servicio”.

La línea Tula-Villa de Reyes también se conectaría con el gasoducto propuesto por Fermaca Villa de Reyes-Aguascalientes-Guadalajara, que también se retrasó y aún no se ha completado. Fermaca no ha respondido a las solicitudes de Argus sobre el estado actual de la tubería.