Busca China ser referente en las transacciones globales de petróleo

Articulo publicado en la edición 118 de Global Energy:

Si su plan resulta exitoso, dará como resultado un mayor impulso en todos los productos básicos, y podría desencadenar el cambio de otros pagos en yuanes, como los metales y la minería.

Apenas unos días después de que Pekín lanzara oficialmente futuros de petróleo crudo denominados en yuanes, que se anticipa que superen el volumen de operaciones del Brent y se conviertan en el tercer punto de referencia mundial de precios junto con el Brent y WTI, China tomó el siguiente paso en su desafío de la supremacía del dólar como moneda de reserva global (e internacionalizar el Yuan): pagar las importaciones de crudo en su propia moneda en lugar de dólares estadounidenses. Un programa piloto para el pago del yuan podría lanzarse en la segunda mitad del año, ante lo cual, los reguladores han pedido a algunas instituciones financieras que se preparen para fijar el precio de las importaciones de crudo en yuanes. Según la agencia de noticias Reuters, Pekín comenzaría con las compras de Rusia y Angola, dos naciones que, como China, están dispuestas a romper el dominio global del dólar. También son dos de los principales proveedores de petróleo crudo a China, junto con Arabia Saudita.

En la actualidad, prácticamente todo el comercio mundial de petróleo crudo se realiza en dólares, salvo 1 por ciento estimado en otras monedas

Un cambio en la moneda transaccional predeterminada del petróleo crudo que durante décadas ha sido el “Petrodólar”, a favor de EUA tendría consecuencias monumentales para las asignaciones de capital y los flujos comerciales, sin mencionar la geopolítica: el cambio en solo una pequeña parte del comercio mundial de petróleo al yuan es potencialmente enorme. El petróleo tiene un valor comercial anual de alrededor de 14 billones de dólares, equivalente aproximadamente al producto interno bruto de China en 2017. En la actualidad, prácticamente todo el comercio mundial de petróleo crudo se realiza en dólares, salvo 1 por ciento estimado en otras monedas. Al ser el mayor comprador de petróleo, es natural que China presione el uso del yuan para la liquidación de pagos. Esto también mejorará la liquidez del yuan en el mercado global. Esto se posicionará como nuevo vehículo de inversión, puesto que la mayoría de los volúmenes de negociación de futuros de productos básicos de China provienen de inversores minoristas; sin embargo, hasta ahora, estos tenían poca capacidad para negociar futuros de petróleo.

El peligro es que tal cambio también aumente el valor del Yuan. Aun así, a la luz de la relativa estabilidad económica mundial, Beijing puede estar dispuesto a arriesgarse con un Yuan más fuerte si eso significa una mayor influencia geopolítica y una mayor aceptación del renminbi. Es por eso que la reestructuración de los fondos del petróleo puede ser el mejor primer paso: China es el segundo mayor consumidor de petróleo del mundo y en 2017 superó a Estados Unidos como el mayor importador de petróleo crudo; su demanda es un determinante clave de los precios mundiales del petróleo. Si el plan de China para impulsar la aceptación de Petroyuan resulta exitoso, dará como resultado un mayor impulso en todos los productos básicos, y podría desencadenar el cambio de otros pagos de productos al yuan, incluidos los metales y la minería de materias primas. Además del potencial de darle más poder sobre los precios mundiales del petróleo, “esto ayudará al gobierno chino en sus esfuerzos por internacionalizar el yuan”, dijo Sushant Gupta, director de investigación de la consultora de energía Wood Mackenzie. Goldman Sachs dijo que el éxito de los futuros de crudo de Shanghai fue “promover indirectamente el uso de la moneda china”. Mientras tanto, Unipec, el brazo comercial de la refinería más grande de Asia, Sinopec, ya firmó un acuerdo para importar crudo de Medio Oriente a precios contra el recién lanzado contrato de futuros de crudo de Shanghai, que por cierto se negocia en Yuan.

China es el segundo mayor consumidor de petróleo del mundo y en 2017 superó a Estados Unidos como el mayor importador de petróleo crudo

El resultado es si Beijing está realmente preparado y listo para desafiar al dólar estadounidense por la hegemonía de divisas globales. El plan de China de utilizar el yuan para pagar el petróleo llega en medio de un fortalecimiento gradual de la moneda de más de un año, que parece destinado a registrar una quinta ganancia trimestral consecutiva, su racha más larga desde 2013. En una señal de que las recientes medidas represivas de control del capital draconiano han debilitado la confianza del mercado en un yuan que cotiza en bolsa, la moneda mantuvo su clasificación No.5 como moneda de pago nacional e internacional en enero de este año, imparable de hace un año, pero su participación entre otras monedas cayó al 1.7 por ciento desde el 2.5 por ciento, de acuerdo con el rastreador de la industria SWIFT. El yuan ahora se apreció 3.4 por ciento frente al dólar en lo que va del año, con ganancias sólidas en las últimas sesiones.

Aun así, será una subida larga y difícil antes de que el Yuan pueda desafiar al dólar y que Pekín cambie la mayor parte de sus compras de materias primas al yuan debido a la falta de liquidez de la moneda en los mercados de divisas. Según la última encuesta trienal del BPI, casi el 90 por ciento de las transacciones en los mercados de divisas de $5 billones al día involucró al dólar en un lado de una operación, mientras que solo el 4 por ciento usa el yuan.