Arabia Saudita cancela la salida a bolsa de Aramco

Arabia Saudita canceló la salida a bolsa tanto local como internacional de la petrolera estatal Aramco, que se esperaba fuera la mayor operación de ese tipo en la historia, dijeron este miércoles cuatro altas fuentes de la industria.

El grupo de asesores financieros para la salida a bolsa propuesta fue disuelto mientras Arabia Saudita cambia su atención a una propuesta para adquirir una “participación estratégica” en el fabricante local de petroquímicos Saudi Basic Industries, comentaron dos de las fuentes.

“La decisión de cancelar la OPI ha tomado algo de tiempo, pero nadie puede divulgar esto, de modo que los comunicados están yendo gradualmente en esa dirección, primero retrasar y luego cancelar”, comentó una fuente saudí familiarizada con los planes de OPI.

Aramco no respondió de inmediato a una solicitud para comentar el tema y la Corte Real Saudí no emitió declaraciones de inmediato.

La propuesta de inclusión era una parte central de la campaña de reforma del príncipe heredero Mohammed bin Salman, cuyo objetivo era reestructurar la economía del reino y reducir su dependencia de los ingresos petroleros.

El príncipe anunció el plan de vender aproximadamente el 5 por ciento de Aramco en 2016 a través de una lista local e internacional, y pronosticó que la venta valoraría a toda la compañía en 2 billones de dólares o más.

Sin embargo, varios expertos de la industria cuestionaron si una valoración tan alta era realista, lo que dificultaba el proceso de preparación de la oferta pública inicial para los asesores.

Las bolsas de valores de los centros financieros, incluidos Londres, Nueva York y Hong Kong, habían estado compitiendo para organizar el tramo internacional de la venta de acciones.

Un ejército de banqueros y abogados comenzó a competir ferozmente para ganar papeles en la OPI, vista como una puerta a una serie de otras ofertas que esperaban que fluyeran del amplio programa de privatización del reino.

Los bancos internacionales JP Morgan, Morgan Stanley y HSBC, estaban trabajando como coordinadores mundiales, los bancos de inversión boutique Moelis & Company y Evercore fueron elegidos como asesores independientes.

Se esperaba que se nombraran más bancos, pero no se designó formalmente a corredores de libros a pesar de que los bancos presentaron el acuerdo.

“El mensaje que se nos ha dado es que la salida a bolsa ha sido cancelada en el futuro previsible”, comentó una de las fuentes, un asesor financiero sénior.

“Incluso la flota local en la Bolsa ha sido archivada”, agregó la fuente.

El ministro de Energía y presidente de Aramco, Khalid Al Falih, dio a conocer en el informe anual 2017 de la compañía, publicado en agosto, que la empresa “continuó preparándose para la cotización de sus acciones, un evento histórico que la compañía y su junta anticipan con entusiasmo”.

Aramco tenía un presupuesto que solía pagar a los asesores hasta fines de junio. Esto no ha sido renovado, mencionó una de las fuentes.

“Los asesores se han puesto a la espera”, comentó una tercera fuente, un alto funcionario de la industria petrolera.

“La salida a bolsa no ha sido cancelada oficialmente, pero la probabilidad de que no suceda en absoluto es mayor de lo que está ocurriendo”.

Fuentes declararon previamente a Reuters que, además de las valoraciones, los desacuerdos entre los funcionarios saudíes y sus asesores sobre qué sede de selección internacional elegirían habían ralentizado los preparativos de la salida a bolsa.