Cancelación de subastas y líneas de transmisión encamina a una redefinición de la industria eléctrica

En este proceso de asimilar la cancelación de la Cuarta Subasta de Largo Plazo y de las dos líneas de corriente directa en alto voltaje de Oaxaca al centro y de Baja California a Sonora, el sector energético y el Gobierno Federal necesitan encontrar un punto de equilibrio para que CFE cumpla sus objetivos, los industriales sigan destinando recursos al país y se obtengan costos de energía confiables para los inversionistas.

0

A finales de enero de 2019, el Centro Nacional de Control de Energía (Cenace) informó sobre la cancelación de la Subasta de Largo Plazo 2018, la cual ya se encontraba suspendida desde el pasado 3 de diciembre, de acuerdo con la Secretaría de Energía, en observancia del marco jurídico actual y de consideraciones técnicas, económicas y de planeación energética.

 

También en enero de este año se dio a conocer que las dos megalíneas de transmisión de corriente directa en alta tensión, consideradas las más importantes en la historia de los proyectos eléctricos del país con inversiones conjuntas estimadas en 3,300 millones de dólares, del Istmo de Tehuantepec al centro y de interconexión de Baja California con el resto del país, fueron canceladas.

 

Ambas cancelaciones hicieron eco en la industria eléctrica; sin embargo, tras un periodo de análisis y asimilación, diversas voces consideran que más allá de estos instrumentos, el crecimiento de las energías renovables está destinado a seguir su curso, pues tarde o temprano la nueva administración encontrará los modelos más adecuados para seguir alentando la inversión y la llegada de nuevos proyectos.

 

Armando Negrete, Líder de Energía Eólica en ABB, considera que todo mundo ha amplificado de alguna forma el impacto de la cancelación de la Cuarta Subasta de Largo Plazo, pues ésta tenía una razón de ser; sin embargo, el tema de las energías renovables, específicamente la solar y la eólica, con las tres primeras subastas tomó un momentummuy importante que no se va a detener.

 

“Tanto la iniciativa privada como el mismo Gobierno Federal, los segmentos industriales e inclusive a nivel doméstico son conscientes del impacto que pueden tener las energías renovables; es algo que no tiene reversa y esa consideración hace que un buen segmento de la iniciativa privada a nivel industrial y residencial esté demandando este tipo de energía”, declaró.

 

En entrevista para Global Energy, el Ing. Armando Negrete aseguró que el hecho de que no haya una Cuarta Subasta de Largo Plazo no indica que la tendencia de crecimiento de las fuentes limpias se eliminará, sino que más bien se modificará, y en ese contexto será necesario encontrar un nuevo punto de convivencia entre las diferentes tecnologías, ya sean hidroeléctricas, carboeléctricas, ciclos combinados, solares, eólicas, mareomotrices o cualquier otra vertiente de renovables.

 

“Todo tipo de energía tiene su espacio. ¿Qué tan grande o qué tan pequeño? Eso depende de lo que ofrezcan cada una de éstas al mercado, y hablando de solares y eólicas, se trata de tecnologías intermitentes que tienen la necesidad de coexistir con otras tecnologías.

 

Para leer la entrevista completa, consulte la edición de mayo de Global Energy