Energía consumida en una casa promedio es en un 80% a través de equipos sujetos a NOM de eficiencia energética

El Secretario de Energía, Pedro Joaquín Coldwell, presidió la ceremonia del XXV Aniversario del Comité Consultivo Nacional de Normalización para la Preservación y Uso Racional de los Recursos Energéticos (CCNNPURRE), que es el órgano encargado de elaborar y vigilar el cumplimiento de las Normas Oficiales Mexicanas (NOM) de eficiencia energética, y que preside el Director General de la Conuee.

El Titular de la Secretaría de Energía (SENER) dijo que gracias a la participación de dicho Comité en la elaboración y actualización de las NOM de eficiencia energética, hoy el 80% de la energía que se consume en una casa promedio es a través de equipos sujetos a estas normas, lo que garantiza una reducción en su consumo de energía.

Joaquín Coldwell señaló que el Gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto, desde el inicio de su administración, emprendió acciones específicas para combatir el cambio climático y se fijó la meta de disminuir en 1.9 por ciento la intensidad energética en nuestro país, y que la labor coordinada del CCNNPURRE y de otras instituciones y organismos involucrados en la normalización acerca a nuestro país para cumplir este objetivo, en pro de las futuras generaciones de mexicanos.

Asimismo, el secretario de Energía destacó el profesionalismo y compromiso del Ingeniero Odón de Buen, Director General de la Conuee, cuyo nombre se convirtió en sinónimo de sustentabilidad y eficiencia energética. Gracias a su labor, afirmó, los programas implementados en México se han posicionado como referentes en los foros latinoamericanos para procurar el ahorro de energía.

Por su parte, el Ing. de Buen comentó que con la creación del CCNNPURRE hace 25 años inició un proceso de cambio que puede considerarse estructural; esto, en la medida de que ha modificado radicalmente las tendencias de crecimiento del consumo de energía en México en los últimos 20 años, muy particularmente en el sector residencial.

Agregó que este proceso de largo plazo va en clara sintonía con las metas y objetivos establecidos en esta administración e, inclusive, muestra cómo el cambio es posible cuando se definen con claridad los problemas, se buscan y establecen consensos con los actores económicos involucrados, se definen objetivos de largo plazo y se da continuidad más allá de los ciclos de las administraciones federales.