Bimbo, Heineken, Nestlé, Modelo y José Cuervo buscan energía 100% Renovable

En la última década, diversas empresas del sector de alimentos y bebidas, como Bimbo, Heineken CM, Nestlé o Grupo Modelo-AB InBev han buscado transitar a un modelo de producción que involucre la adopción de energía renovable.

Estas compañías siguen la tendencia de los sistemas regulatorios de Europa, que se caracterizan por una normatividad más estricta cuando se habla de contaminación, dice Marco Montañez, analista de consumo de Vector.

“Las empresas se preocupan porque, al no utilizar energía renovable limpia, tendrán que pagar ciertas multas o bonos de carbono que se establecen regionalmente, y eso es una situación negativa para sus resultados, sobre todo para las empresas públicas”, explica.

“También es un tema de impuestos, ya que cuando produces con este tipo de energía, el costo de inversión es más bajo”, comenta José Cebeira, analista de alimentos y bebidas de Actinver.

En México la reforma energética ha permitido que las empresas comiencen a invertir en mayor medida en este rubro.

“En este marco, las compañías se enfrentan a la responsabilidad de rediseñar su abastecimiento de energía, siendo necesario encargarse de adquirir energía eléctrica en el Mercado Eléctrico Mayorista (MEM) o evaluar si el esquema de autoabastecimiento legado sigue siendo la opción apropiada para alcanzar los objetivos de su negocio”, de acuerdo con la consultora KPMG.

 

Estas son algunas empresas involucradas en transitar a una producción “más limpia”:

La cervecera Heineken Cuauhtémoc Moctezuma planea para 2020 que el 70% de su energía provenga de energías renovables. La empresa inauguró a finales de febrero su séptima planta en Meoqui, Chihuahua, con una inversión de 500 millones de dólares.

Esta fábrica es una de las más sustentables de la compañía a nivel mundial, pues en un futuro funcionará al 100% con energía renovable, para producir 600 millones de litros de cerveza al año con 30% menos de agua. “Será referencia en el mundo, al utilizar sólo 2 litros de agua por litro de cerveza producido”, detalló Dolf van den Brink, CEO de la cervecera en México.

La planta utilizará el 12% de su energía proveniente de celdas solares, y busca que el resto sea de energía eólica.

Grupo Modelo, la empresa de la multinacional AB InBev y competencia de Heineken CM, también anunció el año pasado una inversión conjunta con la empresa española Iberdrola, de 300 mdd, para la construcción de un parque eólico en Puebla. El propósito es suministrar energía 100% renovable para la cervecera a partir de 2019 en un plazo de 15 años.

“Hoy compramos un 22% de la energía eléctrica, y el 91% está siendo importada con gas natural. Estamos satisfechos con ello, y queremos llegar más lejos. Por eso es importante este contrato por un periodo de 15 años, a partir del primer trimestre de 2019, para reducir las emisiones de CO2 en alrededor de 225,000 toneladas al año”, dijo Mauricio Leyva, director general de Grupo Modelo, durante el anuncio de la inversión.

Ab InBev tiene la meta de que su consumo de energía a nivel global sea 100% renovable para 2025.

La panificadora más grande del mundo busca cubrir el 80% de sus necesidades de electricidad por medio de la tecnología solar fotovoltaica. La compañía planea instalar paneles solares en 75% u 80% de todas sus fábricas en México para 2025.

En agosto de 2017, Bimbo anunció una inversión por 2,300 mdp en su nuevo centro de distribución en Azcapotzalco, donde contará con tecnología sustentable.

En Estados Unidos, la firma mexicana firmó un acuerdo para adquirir 100 megawatts de energía eólica con Invenergy, una empresa que desarrolla y opera instalaciones de energía renovable.

TE PUEDE INTERESAR: Bimbo será totalmente sustentable en EUA para 2020

“Como parte de las metas de reducción de emisiones, Grupo Bimbo generará el equivalente al 100% de la energía eléctrica que consume en los Estados Unidos con el parque eólico Santa Rita East de Invenergy”, informó la empresa mexicana la semana pasada en un comunicado.

El objetivo de Bimbo con este acuerdo es convertirse en la primera panificadora 100% renovable en Estados Unidos hacia 2020, detalló en el documento.

En 2014, la empresa suiza anunció una inversión de 200 mdp para implementar tecnología de la empresa Veolia en su fábrica de Lagos de Moreno, Jalisco, con el fin de reducir a cero el consumo de agua en esa fábrica.

La planta ‘cero agua’ opera sin extraer el líquido del subsuelo y sólo consume el agua obtenida del proceso de producción de la leche en polvo Nido, que se manufactura en esa misma fábrica. El líquido extraído de la leche fresca durante el proceso de evaporado se filtra y purifica, para obtener agua potable. Esta se utiliza luego en los procesos de producción, y después se trata nuevamente para el riego de jardines o limpieza.

La compañía ha reducido su consumo de agua en un 33% durante los últimos 10 años, llegando a ser de hasta el 50% en las plantas de México, incluso aunque su producción mundial ha ido aumentando.

La tequilera más grande del mundo también realiza inversiones importantes en la mejora de disposición de residuos, el ahorro de agua y la disminución en la emisión de gases contaminantes.

En su prospecto de colocación a Bolsa del año pasado, anunció inversiones para la instalación de una nueva planta de tratamiento de vinaza en cada una de sus destilerías de tequila.

“Los Camichines cuenta con un sistema para recuperar el alcohol producido durante el proceso de fermentación; y está equipada para quemar gas metano en calderas, que es un subproducto de la planta de tratamiento de vinazas (deshecho del proceso de destilación). Esta planta de tratamiento cumple con los más altos estándares para la descarga de aguas residuales en México”, detalló la empresa en el documento.